Quién Soy

Me llamo Javier, y este blog (o bitácora como lo llaman algunos) es una especie de diario personal de mi propia búsqueda de la Felicidad.

Algún día tal vez me anime a escribir más detalles de mi biografía, pero de momento tal vez no tenga mucho sentido. Me limitaré a decir que no soy psicólogo, ni filósofo, ni psiquiatra, ni nada de eso. Tampoco soy un personaje de esos que van de “yo lo sé todo” y te intentan colar un manual con las 10 reglas imprescindibles para ser feliz. Tan sólo soy un tipo de treintaytantos, normal y corriente, como los hay muchos en España. Perdí los mejores años de mi juventud estudiando una carrera que de poco me ha servido, y me parto los cuernos tratando de sacar la vida adelante mientras observo con estupor como algunos políticos sinvergüenzas roban lo que no está escrito. Como digo, uno de tantos en España. Ojalá algún día tenga fuerzas (y medios) para hacer algo al respecto, pero bueno eso ahora no viene al caso.

De momento, bastante tengo con intentar ser feliz. Es curioso esto de la Felicidad. Hay gente que parece que le cuesta tan poco, y gente a la que le cuesta tanto… Al final, después de darle muchas vueltas, una de las conclusiones a las he llegado (hay muchas otras en este Blog, ocultas como pequeños tesoros para quien las sepa encontrar) es que la Felicidad no es un término absoluto ni mucho menos. Es algo relativo, que para cada uno significa algo distinto, y por tanto para encontrarla hay que buscar en el interior de uno mismo.

Por eso me he animado a escribir este Blog. Lo veo como un experimento, una especie de ejercicio de auto-búsqueda de la Felicidad, que empiezo con el firme propósito de contribuya a ayudarme a vivir una vida Feliz (ahí es nada). Por alguna razón, intuyo que este Blog me ayudará a a serlo un poquito más. Y como además, una de las cosas que más feliz me hace a mí mismo es ser capaz de ayudar a los demás, si por el camino alguien me lee y lo que escribo puede servirle de algo, pues mejor que mejor. Así que os animo, a cualquier lector o lectora, a comentar mis artículos o a escribirme.

Supongo que tener en la cabeza el pensamiento de que escribiendo aquí puedo echarle una mano a alguien, me ayudará a ser un poquito más feliz. Porque de eso va todo esto al fin y al cabo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *